viernes, 14 de julio de 2017

La ciudad de las mil y un columnas

¿La Ruta Mutis, la del Tabaco o la del Río Grande? Parte 2


Carretera entre San Juan De Rioseco y Ambalema,
y al fondo el Valle del Magdalena. Fuente: propia
Uno de los espectáculos más hermosos, en una tierra de espectáculos hermosos, es ver el Valle del Magdalena desde las montañas de Cundinamarca. Este inmenso y serpenteante monstruo -lo del monstruo es solamente por su tamaño- es la arteria fluvial más importante del país y mide algo más de 1500 kms, atravesando gran parte del país de sur a norte.

Aquí, en este punto, se divisa a lo lejos el departamento del Tolima y de paso, y con buena suerte, los picos nevados más allá. 

El Río grande de la Magdalena, ha sido, desde siempre, un referente cultural, histórico y turístico del país. Y allí, junto a sus orillas se enfrentan dos poblaciones: Beltrán, en Cundinamarca, y Ambalema, en Tolima. Por supuesto que Beltrán se ha quedado rezagada en aspectos comerciales, turísticos y económicos, pero vale la pena hacer una pequeña visita, al menos para llegar a Ambalema de la mejor forma posible, atravesando el Magdalena en ferry: Puedes pasar tu carro o tu moto, no hay lío.  
Vista del río Magdalena en Ambalema, Tolima. Fuente: propia

Llegar a Ambalema es encontrar un hermoso pueblo, con historia y arquitectura que te devuelven en el tiempo. No por nada es llamada: la ciudad de las mil y un columnas:

Calle de Ambalema, Tolima. Fuente: Propia

Este pueblo fue muy importante en su momento, por su producción de tabaco y por haber sido esencial en el desarrollo de la Expedición botánica que duró 30 años desde 1973, y fue dirigida por José Celestino Mutis: básicamente, un gran inventario de flora y fauna en la Nueva Granada (lo que hoy es Colombia). Es un ambiente cargado de historia, arquitectura del siglo XIX y anteriores, un clima bastante cálido y una proyección fuerte hacia el turismo. Este es un destino increíblemente interesante para visitar en el centro del país.  

Después de una estadía en Ambalema, recorrer sus calles, el malecón sobre el río Magdalena, las casas históricas como la Casa Inglesa y la Estación del tren, comer un delicioso espécimen que haya vivido en las aguas del río, podremos continuar nuestro recorrido. 

Ahora todo cambia. Se avecinan los recuerdos de la tragedia más grande. En este recorrido, ahora nos recibe la desaparecida Armero. 

2 comentarios:

  1. Hola, pasaba para avisarte de que he cambiado el blog de dominio, ahora es www.kassioblog.com

    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Comentarios? Claro, éste es el espacio.